CHAT WINDES :
    LO NUEVO EN WINDES :

    11:00
    Infografía: La digitalización exponencial de contenidos incrementa las necesidades de almacenamiento de particulares y empresas.

    acens, proveedor global de servicios de Cloud Hosting, Hosting, Housing y Soluciones de Telecomunicaciones para el mercado empresarial, ha dado a conocer una de las principales tendencias para el año 2014: “el fin del megabyte” como medida habitual de almacenamiento ante la digitalización exponencial de contenidos.

    A partir de estimaciones propias y de los datos recopilados por Parallels, Gartner, IDC, Forrester, Saugatuck Technology, ABI Research, Teradata y EMC, y expuestos en el transcurso de los acens Cloudstage (#cloudstage), la compañía ha elaborado una infografía, que explica el impacto que tendrá en usuarios y empresas el uso cotidiano de las unidades de capacidad de almacenamiento más habituales en los próximos años: gigabyte (GB), terabyte (TB), petabyte (PB), exabyte (EB), zetabyte (ZB) y yottabyte (YB).

    Frente al megabyte (un millón de bytes o el equivalente a una fotografía hecha con un móvil normal), los usuarios y empresas tendrán que empezar a acostumbrarse a nuevos nombres y usos.  Así, por ejemplo, en un disco duro de 1 gigabyte (1.024 MB) se podrían guardar todos los datos generados para una pyme de treinta empleados en un día; un terabyte (1.024 GB) equivale a 120 horas de un curso de inglés en alta definición o a unos 8 millones de tweets; en un petabyte (1.024 TB) se podría guardar el 40% de la capacidad de almacenamiento del cerebro humano; y un exabyte (1.024 PB) se correspondería a veinte veces el contenido de todos los libros escritos en la historia hasta el presente.

    La empresa ha publicado además un white paper sobre almacenamiento ilimitado en la nube.

    Infografía:



    Te gusto la publicacion?

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

     
    HAZ CLICK EN EL BOTON DE DESCARGA!
    ENALCE ENCRIPTADO, SI TIENES "ABP" DESACTIVALO PARA ESTE SITIO Y PODRAS VER EL BOTON DE DESCARGA