CHAT WINDES :
    LO NUEVO EN WINDES :

    17:30
    • Su definición técnica es «ser formado por materia viva y dispositivos electrónicos», pero Neil Harbisson lo ha hecho realidad 


    Si nos atenemos literalmente al Diccionario de la Real Academia de la Lengua, Cíborg es un «ser formado por materia viva y dispositivos electrónicos». Cuando Neil Harbisson fue reconocido por el gobierno británico como la primera persona ciborg del mundo, el diario «Metro» de Londres definió a los ciborg como «alguien cuyas habilidades naturales son extendidas por máquinas».

    En el caso de Neil estas habilidades son las visuales y efectivamente sus «habilidades visuales» han ido más allá de las del resto de personas gracias a las máquinas, a la tecnología. Neil Harbisson nació con acromatopsia, es decir, que ve en blanco y negro.

    Sin embargo, lejos de admitir esta condición y acostumbrarse a ella, Neil quiso «solucionarlo». Estudiando en Inglaterra, conoció a Adam Montandon y entre los dos crearon el «ojo cibernético» o «Eyeborg». Es una antena que parte de la parte trasera de la cabeza hasta la parte frontal. Este ojo capta los colores y los convierte en vibraciones. Estas vibraciones se registran en el cráneo y a través del oído interno, se convierte en sonido.

    Así que casi se podría decir que Neil Harbisson «oye» los colores. Pero no considera simplemente que «oye» los colores. Para Neil se trata de un sentido nuevo, ni vista ni oído. «Quería sentir el color como un sentido nuevo, un sentido aparte. No quería usar ni el oído ni la vista ni ninguno de mis sentidos existentes, sino crear uno nuevo para poder extender la percepción del color más allá de los colores visuales», reconoció el sábado durante una entrevista concedida a ABC.

    Ultrarrojos y ultravioletas

    Este joven británico, que vive en Cataluña, comenzó escuchando seis colores. De ahí pasó a «doce, veinticuatro… Y en 2007 llegué a todos los colores visibles», recordó Harbisson. Pero no contento con alcanzar los mismos colores que el resto de humanos, Harbisson decidió ir más allá y ya puede «oír» hasta 360 colores diferentes, incluyendo los infrarrojos y los ultravioletas, algo que las personas normales no podemos llegar a apreciar.

    Pero Harbisson no se quedó ahí. Conforme la tecnología ha ido evolucionando, su Eyeborg también ha avanzado. Y ya cuenta con conexión a internet. Esto le permitió el año pasado conectar con la Estación Espacial Internacional y pudo captar los «colores extraterrestres», los colores que se ven desde el espacio.

    Este avance fue algo puntual, pero ahora mismo Neil Harbisson está conectado con cinco personas del planeta, uno por cada continente, y a través del teléfono móvil de éstos, puede oír lo que ellos ven. «Ahora, por ejemplo, puedo ver el atardecer en Australia. Basta que la persona que está en aquel continente mande una foto al Eyeborg y puedo sentir los colores de aquel atardecer exactamente igual que si estuviera allí», explicó el ciborg.

    El problema de Harbisson es que los comités bioéticos todavía no reconocen el Eyeborg, por lo que todos los avances tienen que estar sufragados absolutamente por él mismo y no tiene un reconocimiento médico.





    Te gusto la publicacion?

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

     
    HAZ CLICK EN EL BOTON DE DESCARGA!
    ENALCE ENCRIPTADO, SI TIENES "ABP" DESACTIVALO PARA ESTE SITIO Y PODRAS VER EL BOTON DE DESCARGA