CHAT WINDES :
    LO NUEVO EN WINDES :

    12:16
    El nuevo buque insignia de Samsung mantiene la estética, lo hace sumergible y recupera la ranura para tarjetas microSD, aspectos distintos con los que se distancia de su máximo rival, Apple.

    Vaya por delante que para gustos, los colores. O eso suele decirse. En cualquier caso, y a falta del próximo terminal de Apple que llegará presumiblemente en septiembre, son a dçia de hoy los dos principales rivales en la categoría de alta gama en lo relativo a «smartphones». Volverán a ser los dos terminales que gocen de las mayores ventas pero, comparados entre sí, son muy distintos, aunque tienen puntos en común.

    El nuevo Samsung Galaxy S7 ha mantenido la estética iniciada el pasado año. Terminal fabricado en una sola pieza, de corte elegante y con materiales de esos llamados nobles que confieren un aspecto premium. Y no es para menos, puesto que su precio no será barato (se habla de 719 euros). Enfrentado en este apartado al iPhone 6S -que ya tiene cinco meses de vida-, aquí cada cual que saque sus propias conclusiones. Porque son más bien distintos. Tiene algunos aspectos en común, como los bordes diseñados para elaborar su estructura, la entrada de audio y demás. La surcoreana ha vuelto a apostar por su característico botón Inicio físico de forma rectangular, mientras que su rival americano sigue siendo circular.

    Diferente tamaño


    En donde Samsung golpea fuerte es en lo relativo a la pantalla y la resolución obtenida, teniendo en cuenta la diferencia de tamaño entre ambos terminales (4.7 pulgadas del iPhone 6S por 5.1 pulgadas por el Galaxy S7). En el primero de los casos, basado en la tecnología Retina HD, se alcanza una 1.334 x 750 píxeles con densidad 326 ppp, que se comporta de una manera magistral, aunque Samsung llega con una óptima resolución (1.440 x 2.560 píxeles con densidad 534 ppp) de sus paneles súper Amoled con calidad QHD, metal y cristal por ambas caras. En este caso, colores más nítidos y vivos son algunas de sus ventajas.


    Cámara más rápida


    Aunque habrá que comprobarlo de primera mano, la cámara del Galaxy S7 promete un mejor rendimiento que la tecnología utilizada la pasada temporada. Ultra-rápida, asegura la firma surcoreana, en relación a un sensor cuya apertura llega hasta f/1.7 mientras que el iPhone 6S lo hace con f/2.2. Ambos ofrecen 12 megapíxeles. En el caso del nuevo modelo de Samsung la promesa viene de la mano de la obtención de un 95% más de brillo y un autoenfoque hasta cuatro veces más rápido que su predecesor. La estabilización automática del modelo de la manzana, muy logrado, pierde ligeramente en condiciones de baja luminosidad.

    Avance en características


    En los guarismos está el secreto. Su secreto consiste en el binomio incremento de las prestaciones-incremento del interés. Y Samsung lo sabe perfectamente por dónde se mueve la innovación actualmente. Para ello, ha llevado en su nuevo buque insignia 4 GB de memoria RAM, que en teoría supera al iPhone 6S -que Apple no suele comunicar pero según filtraciones es de 2 GB-, aunque ya se sabe que mejores prestaciones no equivale a un mejor rendimiento. Ahí entra en juego lo que Apple mejor sabe hacer: trabajar a la par software y hardware en aras de una mayor optimización.

    De hecho, en las pruebas y test de velocidad el iPhone 6S supera a casi todos sus rivales con creces. También Samsung ha incorporado procesadores Qualcomm Snapdragon 820 -utilizado ya por el reciente LG G5-, aunque este chip cambiará en función de los mercados, por lo que también se ha trabajado con el de fabricación propia, Exynos 8890 de 2.3 Ghz. En el caso del iPhone 6S se ha introducido un chip A9 a una frecuencia de 1.82 Ghz. Sin embargo, ¿será capaz de funcionar de una manera tan consistente y fluía este terminal, basado en Android 6.0 Marshmallow, que su máximo rival?

    Importantes diferencias


    Una de las señas de identidad de Samsung en el campo de la movilidad ha sido mantener la opción de ampliar la memoria interna. El pasado año esa tendencia la cambió, recibiendo numerosas críticas por parte de potenciales consumidores que ven en la ranura para tarjetas microSD una tabla de salvación para sus archivos multimedia. Y lo ha hecho a lo grande, permitiendo ampliar su capacidad hasta 200 GB. Se ha recuperado en el Galaxy S7 gracias a un original mecanismo que permite albergar esta tarjeta y la SIM en una misma bandeja. Apple, por su parte, se mantiene en sus trece apostando por los servicios en la nube y condicionado la compra de su iPhone en varias versiones (16/32/128 GB).

    El 3D Touch lo cambia todo


    Una de las grandes novedades del iPhone 6S es la tecnología 3D Touch, que permite discernir las opciones del teléfono en función de la presión ejercida por los dedos. Actúa a modo de botón derecho del ratón de un ordenador convencional y, aunque aún requiere de un avance, representa un cambio sustancial y una gran evolución sobre la interacción con las pantallas. Aunque este sistema se habló que llegaría en el Galaxy S7, no ha sido así. En su lugar se ha optado por el método «Always On», que permite que la pantalla esté siempre encendida para mostrar algunas notificaciones.

    Resistente al agua


    Otra gran distancia entre el iPhone 6S y el Galaxy S7 es que, este último, es resistente al agua. Según las últimas filtraciones, el próximo iPhone 7 sí permitirá sumergirse, pero a día de hoy, no es posible. Mientras se acerca el cambio, Samsung ha reforzado esta característica gracias a su certificación IP68, que promete sumergirse durante treinta minutos a una profundidad de 1.5 metros. Sin duda, un atractivo, ya presente en otros terminales existentes en el mercado, y que poco a poco se va abriendo camino en los modelos de alta gama.

    La carga inalámbrica también se ha mantenido en el Galaxy S7, aunque bajo la promesa de una velocidad de carga mayor. ¿Llegará esta tecnología al próximo iPhone? De momento no es posible. La pila del nuevo buque insignia de Samsung, eso sí, ha pasado de 2.550 mAh a 3.000 mAh, lo que puede intuir una autonomía mayor que el ofrecido por Apple, 2.750 mAh, que en un uso prolongado completa una sola jornada. En cuanto a sus conectividades, ambos soportan LTE y cuentan con tecnología inalámbrica NFC, aunque en el caso del iPhone esta característica solo se puede utilizar para realizar pagos móviles mediante Apple Pay, aún inutilizable en España.

    Te gusto la publicacion?

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada

     
    HAZ CLICK EN EL BOTON DE DESCARGA!
    ENALCE ENCRIPTADO, SI TIENES "ABP" DESACTIVALO PARA ESTE SITIO Y PODRAS VER EL BOTON DE DESCARGA